martes, 14 de enero de 2014

Objetivos del estudio de los Antónimos

¿CUÁLES SON LOS OBJETIVOS DEL ESTUDIO DE LOS ANTÓNIMOS?
Con los antónimos se busca alcanzar los siguientes objetivos:
1. Desarrollar la capacidad de abstracción.
2. Lograr mayor precisión en el manejo de las palabras.
3. Predisponer la mente para el estudio.
4. Mejorar la comprensión del mundo.

1. DESARROLLAR LA CAPACIDAD DE ABSTRACCIÓN
Abstraer es captar, reflejar y separar las cualidades o características de un objeto material o inmaterial con el fin de obtener una noción clara y particular de él. En este sentido, para trabajar con antónimos es fundamental el conocimiento de los contenidos significativos de las palabras. Dicho conocimiento no alude a una mera retención mecánica de sus significados, sino a la habilidad para asimilarlos. Esta capacidad de asimilación no es otra que la abstracción, la misma que evidencia mayor amplitud y profundidad del razonamiento al momento de determinar cuáles son los semas (partícula de significado) que se oponen y verificar en qué grado se da dicha oposición. Si en una prueba de admisión la abstracción de los significados se ha realizado correctamente, esto permitirá la descalificación conveniente de los distractores y la elección acertada de la respuesta.


La antonimia y el proceso de abstracción

2. LOGRAR MAYOR PRECISIÓN EN EL MANEJO DE LAS PALABRAS.
Los antónimos, al mostrarnos significados opuestos, permiten asimilar mejor el contenido de las palabras sobre la base de la contrastación. Esto contribuye a una comunicación más nutrida y eficaz.

3. PREDISPONER NUESTRA CAPACIDAD PARA RELACIONAR PALABRAS TOMANDO COMO BASE SUS SIGNIFICADOS.
La precisión en la relación de palabras depende del conocimiento de sus significados, lo cual se facilita con el estudio de los antónimos. En este sentido, la comprensión cabal de los antónimos viene a ser una especie de antesala de las analogías, que estudiaremos en el próximo capítulo.

4. COMPRENDER MEJOR LA REALIDAD.
Gracias al estudio de los antónimos, tomamos conciencia que en el mundo siempre está presente la contradicción como la ley que rige el desarrollo de todo lo existente. En tal sentido, la oposición entre los significados de las palabras no es producto de la imaginación del hombre, sino constituye el reconocimiento y la representación de lo que existe en la realidad.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada