sábado, 8 de febrero de 2014

¿Qué es la Antonimia?

¿QUÉ ES LA ANTONIMIA?
Ninguna palabra se encuentra aislada en la conciencia del hombre sino que siempre va vinculada a otros términos.
Por ejemplo, el vocablo CONOCIMIENTO genera en la mente de las personas conceptos como libro, aprendizaje, alumno, concentración, teoría, deducción, método, filosofía, enseñanza, inteligencia, memoria, etc.

Pero esta asociación múltiple de palabras no ayuda a precisar el valor significativo de un término. Se hace necesario, en consecuencia, la presencia de otro vocablo de sentido opuesto para su determinación semántica.
Así, el significado de conocimiento se precisa por contraste al de ignorancia. Aprendizaje, por oposición a enseñanza; concentración, por oposición a distracción; teoría, por oposición a práctica, etc. A esta oposición o contraste de significados se denomina ANTONIMIA.

Así, podemos precisar por contrastación que, si el tren eléctrico es más veloz que un automóvil, en consecuencia, el automóvil es más lento que el tren eléctrico.
Si decimos que José María Arguedas tuvo una producción literaria profusa respecto de Ventura García Calderón, entonces Ventura tuvo una producción literaria escasa respecto de Arguedas; si añadimos que Manuel es un hombre diligente, entonces implícitamente estamos afirmando que no es negligente.

En ese sentido, para lograr el dominio cabal de una palabra es muy importante el conocimiento de su significado; pero también es innegable que el conocimiento del término contrario nos ayudará a tomar mayor conciencia sobre ese significado, nos ayudará a delimitarlo y en consecuencia, nos dará mayor precisión semántica.

Por ejemplo, blanco es un adjetivo que significa "presencia de todos los colores"; este significado se percibe de forma más nítida en contraposición a negro, adjetivo que significa "ausencia de colores". Lo mismo sucede con las demás palabras, de modo que comprenderemos mejor la palabra lujurioso si tenemos una idea clara de casto; la palabra perspicaz, si concebimos el término obtuso; generoso, si pensamos en mezquino.
Lo mismo sucederá con elogioso respecto a injurioso, incipiente a avanzado, moderado a exagerado, honrado a deshonesto, pláceme a reconvención, dilación a premura, solemne a informal, precario a estable, perplejo a resuelto, etc.

La antonimia, es decir, la contrariedad de significados, es considerada como una de las relaciones semánticas más importantes y como un fenómeno contrario a la sinonimia.
La antonimia es la relación de contraste u oposición de significados.



RELACIÓN ENTRE ANTONIMIA Y CAMPO SEMÁNTICO
Considerando que el campo semántico es un conjunto ordenado de palabras con rasgos significativos comunes y conociendo que los antónimos son palabras que poseen significados opuestos, podríamos llegar a una conclusión errada y plantear que son conceptos excluyentes, cuando en realidad existe entre ellos una relación de carácter indesligable.

Si bien un campo semántico integra palabras con rasgos significativos comunes, ello no supone que todos los rasgos sean coincidentes; así habrá palabras que, a pesar de compartir un mismo campo semántico, presentan rasgos diferentes y hasta contrarios, corno es el caso de los antónimos.

Cuando decimos que una palabra es antónimo de otra, necesariamente nos estamos remitiendo a un tema de mayor o menor generalidad, que comprende a ambas y delimita el contexto de la oposición significativa. Si comparamos los términos escuálido, el cual significa "flaco, macilento" y obeso, cuyo significado es "afectado de excesiva acumulación de grasa", percibimos una oposición de significados referido al tema de la contextura corporal.
Entonces, un campo semántico no sólo incluye términos sinónimos sino también puede abarcar palabras vinculadas por la antonimia, Algo similar sucede con el término acongojar, cuyo significado es "hacer sentir angustia, aflicción o congoja", y el término regocijar, el cual significa "producir alegría muy intensa, particularmente la que se demuestra con risas y bullicio". Como se observa, estos términos son antónimos porque su oposición se enmarca en el mismo campo semántico; en este caso, el estado anímico. Para ilustrar mejor el tema tratado, mostramos el siguiente cuadro:

Ántonimos                        Campo Semático
despejado   
recto   
idealismo   
cuerdo   
abstruso 
almíbar   
aromático   
laconismo
-  nebuloso
-  curvo
-  materialismo      
-  enajenado
-  inteligible
-  acíbar
-  fétido
-  locuacidad
estados del tiempo
trazos o líneas
corrientes filosóficas
estados mentales
grado de complejidad
sabores (percepción gustativa)
olores (percepción olfativa)
formas de expresarse

Observando el cuadro, podemos concluir lo siguiente: para que dos palabras sean antónimas deben pertenecer, necesariamente, al mismo campo semántico. Por ejemplo, las palabras vileza y nobleza son dos sustantivos que tienen relación de antonimia y pertenecen al campo semántico de la condición moral. Asimismo, los términos extranjero y oriundo son dos adjetivos referidos a la procedencia territorial y los vocablos abjurar y profesar son dos verbos que aluden a las actitudes frente a una doctrina.
Las palabras que tienen relación de antonimia designan los polos opuestos de un mismo aspecto de la realidad o puntos extremos de un tema abstracto, por lo cual siempre están comprendidas en el mismo campo semántico.

2 comentarios:

amus delfos dijo...

muy muy útil, gracias.

Samantha Rockefeller dijo...

seguro mañana podre dar una mejor explicación

Publicar un comentario en la entrada