viernes, 14 de febrero de 2014

¿Qué son los Antónimos?

¿QUÉ SON LOS ANTÓNIMOS?
Luego de haber aclarado el vínculo existente entre la antonimia y el campo semántico es necesario hacer una breve definición de los antónimos a fin de que el estudiante cuente con un criterio que le permita enfrentar con éxito la resolución de ejercicios de este tema. No olvidemos que el hecho de tener los conceptos claros favorece en gran medida nuestro desenvolvimiento en el campo práctico. En este sentido, podemos decir que antónimos son aquellos vocablos que están comprendidas en el mismo campo semántico, pertenecen a la misma clase gramatical y poseen significados opuestos.

Al igual que los sinónimos, para que dos vocablos sean considerados antónimos, uno de los requisitos es que ambos estén referidos al mismo CAMPO SEMÁNTICO, a un tema en común, el cual necesariamente tiene mayor amplitud, pues los comprende dentro de su generalidad. Por ejemplo, los términos gélido y tórrido son antónimos porque ambos pertenecen al mismo campo semántico de la temperatura ambiental. Simpatía y aversión son antónimos debido a que pertenecen al campo semántico de los sentimientos humanos. Absorto y distraído también son antónimos y pertenecen al campo semántico de la capacidad de atención que poseen las personas.

El segundo requisito es que dos palabras para ser antónimas deben pertenecer a la misma CLASE GRAMATICAL; es decir, si uno de los términos es sustantivo, su antónimo tendrá que ser también sustantivo y, si uno de los términos es adjetivo, su antónimo será otro adjetivo, de un verbo, otro verbo y de un adverbio, otro adverbio. Por ejemplo, el antónimo del sustantivo incremento es el sustantivo merma, el antónimo del adjetivo bisoño es el adjetivo veterano y el antónimo del verbo dilucidar es el verbo confundir. Para la mejor comprensión de este aspecto, observemos el siguiente cuadro.

Algunos ántonimos y su respectivo campo semántico.



Como se aprecia, estos dos primeros requisitos de la antonimia son aspectos completamente distintos. Mientras el CAMPO SEMÁNTICO se refiere al contenido (significado) de las palabras, la CLASE GRAMATICAL alude a la forma de las mismas (significante).

El tercer y más importante de los requisitos para que dos términos sean antónimos es que posean SIGNIFICADOS OPUESTOS, es decir, que haya un nivel de contrariedad entre los semas o características que los definen. Por ejemplo, el término vociferar es un verbo intransitivo que significa "vocear, dar grandes voces"; es antónimo de susurrar, también verbo intransitivo que significa "hablar quedo, produciendo un murmullo o ruido sordo". La palabra robusto, adjetivo cuyo significado designa a aquel "que tiene fuertes miembros y firme salud", es antónimo de enclenque, adjetivo que se refiere al sujeto "débil y enfermizo". La palabra introversión sustantivo que significa "acción y efecto de penetrar dentro de sí mismo, abstrayéndose de los sentidos", es antónimo de extraversión, sustantivo que significa "movimiento del ánimo que sale fuera de sí por medio de los sentidos".

Cada pareja de palabras antónimas corresponde a un campo semántico determinado y es importante saber reconocerlo, dado que este reconocimiento constituye una buena garantía para la correcta aplicación de los términos y su uso conveniente en la comunicación escrita y hablada. Analicemos los ejemplos citados: vociferar y susurrar están comprendidos en el campo semántico de intensidad de la voz; este reconocimiento nos da seguridad en la utilización de las palabras; en consecuencia podemos emplear las palabras de la siguiente manera: "Los rebeldes solían vociferar consignas contra el gobierno, en tanto que los sumisos apenas se atrevían a susurrar algunas frases". Análogamente, sabiendo que robusto y enclenque están comprendidos en el campo semántico de fortaleza física, podemos emplear estas palabras con mayor seguridad y decir: "En esa competencia atlética, los alumnos más robustos lograron los primeros puestos, en tanto que los más enclenques quedaron a la zaga". Caso similar sucede con los términos extraversión e intraversión, que sabemos están comprendidos en el campo semántico de las actitudes síquicas; esto nos permite utilizar las palabras con mayor propiedad y decir, por ejemplo: "Mientras la introversión de Juan fue la causa de su aislamiento, la extraversión de Manuel le hizo popular". Como estamos observando es importante tomar en cuenta los tres aspectos básicos de la antonimia: el significado de las palabras, la clase gramatical y el campo semántico.


Ahora, veamos algunas preguntas con alternativas múltiples, tal como se proponen en los exámenes de admisión:
¿Cuál es la alternativa que tiene significado más opuesto a la premisa?
PREPOTENTE
A) moderado
B) sumiso
C) sereno
D) manumiso
E) tolerante

Si respondemos de modo apresurado, es muy posible que elijamos la palabra sumiso o moderado, lo cual es incorrecto. Pero, si procedemos con mayor criterio y respondemos en función a los significados, seguramente elegiremos la palabra tolerante. El término prepotente es un adjetivo cuyo significado alude al "que abusa de su poder o hace alarde de él"; en ese sentido, la palabra que mejor se le opone es tolerante, adjetivo cuyo significado es "que no se manifiesta en contra de algo, teniendo autoridad para hacerlo". Por ejemplo, podemos hablar del trato prepotente de un jefe respecto de sus subordinados en contraposición al trato tolerante de otro jefe respecto a los suyos. Es muy importante darnos cuenta que tanto la premisa como la respuesta están referidas a la forma de ejercer la autoridad (respuesta E). Se descalifica la palabra sumiso, pues significa "obediente, subordinado" y no se refiere propiamente a los que ostentan cargo sino a los que están bajo la tutela o potestad de otros, por lo que su antónimo sería más bien la palabra rebelde. El término moderado queda descalificado por ser demasiado amplio en su aplicación.

Intentemos con un segundo ejemplo:
¿Cuál es la respuesta para el siguiente ejercicio?
DENUESTO
A) loor
B) respeto
C) acogida
D) felicitación
E) encomiástico

Si respondemos considerando sólo el aspecto semántico, dejando de lado el gramatical, de hecho que marcaremos, por aproximación, la palabra encomiástico y volveremos a incurrir en un error. Pero, si consideramos ambos aspectos nos daremos cuenta que la palabra loor es la respuesta correcta. Analicemos: el término denuesto es un sustantivo que significa "injuria grave de palabra o por escrito"; en consecuencia, su antónimo debe ser otro vocablo de significado contrario como la palabra loor, sustantivo que significa "elogio, alabanza" (no confundirlo con loar, verbo que significa "alabar"). Por ejemplo, podemos decir que "el político fue víctima del denuesto de sus adversarios en contraposición a haber sido objeto del loor de sus partidarios" (respuesta: C). Notemos que, tanto la premisa como la respuesta, están referidas a expresiones que califican a alguien. En consecuencia, notamos que la palabra encomiástico no puede ser respuesta porque, a pesar de hallarse en el mismo campo semántico de la premisa. no pertenece a la misma clase gramatical. Esta palabra es un adjetivo cuyo significado es "que contiene alabanza o sirve para alabar". "Discurso encomiástico", por ejemplo. De modo similar, la palabra respeto queda descartada porque significa "miramiento, consideración, deferencia que se tiene a alguien". También queda descalificada la palabra felicitación, puesto que su significado es "acción y efecto de manifestar a una persona la satisfacción que se experimenta con motivo de algún suceso feliz para ella". Además, su antónimo sería reprensión.

Veamos un tercer ejemplo, en este caso una pregunta propuesta por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

¿Qué alternativa se opone mejor a la premisa?
MENGUAR
A) fortalecer
B) crecer
C) desarrollar
D) generar
E) vitalizar

En este caso, es probable que tengamos dudas para elegir la alternativa correcta, pero para marcar con total seguridad necesitamos tener presente los tres elementos básicos de la antonimia: el significado de las palabras, la clase gramatical y el campo semántico. Analicemos: la palabra menguar es un verbo intransitivo que significa "disminuir o irse consumiendo física o moralmente una cosa". En consecuencia, su antónimo será otro verbo intransitivo de significado opuesto que, en este caso, es la palabra crecer, cuyo significado es "adquirir mayor tamaño cierta cosa".
Aplicando estos términos en un ejemplo, diremos que lo contrario de menguar la capacidad adquisitiva de los trabajadores es crecer los ingresos de los mismos (respuesta: B). Notemos que tanto la pregunta como la respuesta están referidas a una idea en común que es la variación cuantitativa (variación de la cantidad o magnitud). Se descalifica la palabra fortalecer porque es un verbo transitivo que significa "hacer más fuerte o vigoroso", cuyo antónimo pertinente vendría a ser la palabra debilitar. Así mismo, descalificamos el término desarrollar porque es otro verbo transitivo, el cual hace alusión a un proceso más complejo cuyo antónimo es la palabra estancar.
Los antónimos son palabras que están comprendidas en el mismo campo semántico, pertenecen a la, misma clase gramatical y, principalmente, poseen significados  opuestos.

1 comentarios:

Lilia Bravo dijo...

Muy interesante el blog, llegué por una duda: la palabra danza, ya sea considerada como sustantivo o como verbo, ¿Tiene antónimo? Y en caso afirmativo, ¿Cuál es? Gracias!

Publicar un comentario en la entrada