lunes, 3 de marzo de 2014

Objetivos del Estudio de las Analogías Verbales

¿CUÁLES SON LOS OBJETIVOS DEL ESTUDIO DE LAS ANALOGÍAS VERBALES? 
Con las analogías verbales se busca alcanzar los siguientes objetivos:
  1. Desarrollar la capacidad para identificar relaciones.
  2. Inculcar el uso adecuado de la comparación.
  3. Propiciar el uso del sentido figurado de lenguaje.
  4. Optimizar el empleo de los vocablos y su aplicación pertinente.
  5. Potenciar el ingenio y la creatividad.
  6. Predisponer nuestra capacidad para el estudio de las oraciones incompletas y la sistematización de informaciones.
 

1. Desarrollar la capacidad para identificar relaciones.
El logro de este objetivo requiere que el estudiante previamente haya ejercitado su capacidad de abstracción. Esto significa que, en principio, debe estar en posesión de aquella capacidad para captar o asimilar las características de las cosas, y reflejarlas en la mente en forma de imágenes o ideas. Con la abstracción, el estudiante está expedito para lograr el objetivo de aguzar su capacidad de relación. Relacionar consiste en establecer enlaces o conexiones lógicas entre los diversos objetos, fenómenos o circunstancias que existen en nuestro mundo externo. Esto permite no solamente reconocer las características del enlace, sino también idear, a partir de él, nuevos nexos similares. Por tal motivo, la capacidad de relación, además de permitirnos hallar la conexión lógica de los elementos, nos ayuda a vincular los contextos a los cuales pertenecen.
Como es sabido, esto fortalece el intelecto porque multiplica cualitativamente la percepción. El estudiante cuanto más ahonda el estudio de las analogías, su capacidad de relación se hace mayor, aprende a reconocer con suma facilidad las relaciones más significativas como la complementación, la utilidad, la intensidad, la causalidad, etc. En fin, el desarrollo de la capacidad de relación sobre la base del estudio y la práctica de la analogía implica forjar un estudiante con una buena disciplina intelectual y, por lo tanto, con la habilidad suficiente para asumir sistemáticamente la investigación científica.

2. Inculcar el uso adecuado de la comparación.
Este objetivo busca desarrollar la habilidad del estudiante a fin de que pueda emplear correctamente la comparación como instrumento para la observación y la explicación de los fenómenos o problemas que forman parte de la realidad. Si la capacidad para relacionar consiste en identificar la conexión lógica entre las cosas, la comparación implica fijar la atención en dos realidades con el propósito de descubrir si existe o no algún vínculo entre ellas; y si existe, poder percibir sus diferencias o semejanzas.
Esto quiere decir que la comparación es un acto racional más complejo que la relación, pues permite descubrir la existencia o no de algún tipo de vínculo entre los elementos confrontados. Gracias a la comparación, no solamente descubrimos vínculos entre los rasgos de apariencia, sino también entre los antecedentes, principios, esencias, normas, consecuencias, sean éstos coincidentes o contrastantes. Así, potenciar la capacidad de comparación, por medio de la analogía, garantiza el desarrollo del intelecto humano, lo cual nos permitirá incursionar en cualquier ámbito de la ciencia, abordar con éxito el análisis comparativo, generar un efecto multiplicador en los conocimientos y alcanzar la objetividad en nuestros juicios.

3. Propiciar el uso del sentido figurado del lenguaje.
A través de la analogía se establece semejanzas entre elementos significativos de diversa índole. Esto permite descubrir situaciones particulares que se pueden expresar en términos simbólicos sin alterar el sentido original de lo que se comunica. Por consiguiente, el estudio de las analogías produce en el hablante, no solamente habilidades que le ayudarán a enriquecer su léxico con expresiones figuradas, sino también contribuirá a la interpretación correcta al momento de asimilarlas.
Así, podemos decir que el sentido figurado del lenguaje tiene su fundamento en la analogía. Por esta razón, un buen desenvolvimiento en el ámbito de las analogías, garantiza un manejo correcto, tanto en la plasmación como en la interpretación del lenguaje figurado. De esta manera, además de aminorar nuestras dificultades para usar y comprender algunos recursos literarios como la metáfora, el símil, la alegoría, la parábola, etc., también daremos lugar a una mejora sustancial de nuestras expresiones.

4. Optimizar el empleo de los vocablos y su aplicación pertinente.
En una analogía verbal el contexto para el razonamiento está delimitado por los significados de dos pares de palabras, lo cual obliga al estudiante a desplegar un mayor esfuerzo mental. Este contexto restringido hace que la analogía desarrolle con mayor prontitud y eficacia la capacidad deductiva y analítica. El logro de este objetivo exige que el estudiante aprenda a manejar correctamente las acepciones de las palabras y conocer su sentido más usual. También, aprenda a construir expresiones coherentes en base a sólo dos vocablos.
Todo esto repercutirá en beneficio no de aquellos que asumen las analogías de modo utilitarista y superficial, sino de quienes realizan un estudio concienzudo de ellas. El estudiante que emprende correctamente el estudio de las analogías experimentará un enriquecimiento sustancial de su lenguaje tanto en el aspecto cuantitativo como cualitativo. Cada vez que haga uso del idioma se expresará con mayor fluidez y propiedad.

5. Potenciar el ingenio y la creatividad.
Este objetivo alude al desarrollo de aquella capacidad para aplicar la analogía en el ámbito de la ciencia y la tecnología. Así como se puede adquirir habilidad para el manejo de la analogía en el campo de las palabras, lo mismo puede hacerse en la actividad tecnológica. Así la aplicación práctica de la analogía en la industria en general la apreciamos, por ejemplo, en la producción en serie y en la fabricación de dispositivos que cada vez se parecen más a las cosas que intentan imitar.
En la industria de la medicina, objetos y sustancias hacen las veces de algunas partes de un organismo humano, como la piel sintética o el titanio que reemplaza a los huesos. Por otro lado, en la investigación científica, la modelación constituye obviamente una analogía aplicada. La modelación es una técnica que consiste en reproducir las características de un objeto natural en otro que no lo es. El propósito es el estudio del primero con la ayuda del segundo. La necesidad de la modelación surge cuando la investigación directa en el propio objeto que se quiere comprender resulta imposible, difícil, costoso o requiere de mucho tiempo. Por ejemplo. el entrenamiento para viajes espaciales se hace con modelos.

6. Predisponer nuestra capacidad para el estudio de las oraciones incompletas y la sistematización de informaciones.
El estudio de las analogías prepara al estudiante para iniciarse en la tarea de asimilar e interpretar cabalmente unidades informativas compuestas por una mayor cantidad de palabras. El hecho de haber desarrollado la capacidad para vincular términos, reconocer relaciones, identificar características comunes y concebir expresiones coherentes sobre la base de dos palabras, garantiza la habilidad suficiente no sólo para completar una oración, sino también para sistematizar y reconstruir textos con la aplicación del análisis y la síntesis.

1 comentarios:

salomon dijo...

Excelente material didáctico para los profesores de EBR , del área de Comunicación o para los docentes de las academias universitarias

Publicar un comentario en la entrada