domingo, 16 de marzo de 2014

Qué es una Analogía Verbal y Ejemplos

¿QUÉ ES UNA ANALOGÍA VERBAL?
La analogía es la semejanza o afinidad de relaciones existentes entre dos pares de palabras. Esta semejanza emerge a raíz del proceso de comparación y se consolida considerando los rasgos más importantes y notorios de dichas relaciones.
La analogía está presente en todas las esferas de la actividad humana. En consecuencia, si queremos realizar una definición estricta en el ámbito del razonamiento verbal, tenemos que deducirla de su sentido amplio.

Así, en términos generales, significa "semejanza entre dos cosas distintas" y se refiere a la similitud o afinidad de ciertos rasgos, formas o contenidos entre algunos elementos de nuestra realidad.
Por ejemplo, la savia y la sangre son análogas o semejantes en cuanto ambas son fluidos naturales que circulan en el interior de plantas y animales, respectivamente, y trasportan los nutrientes para alimentarlos.

También podemos notar cierta semejanza entre dos realidades diferentes como la primavera y la juventud, debido a que ambas aluden a etapas de plenitud, vitalidad y florecimiento de plantas y personas, correspondientemente.

En el mismo sentido, notamos también la semejanza entre el soldado y el leucocito. El primero es un elemento humano que pertenece a una organización bélica, cuya función es la defensa del territorio nacional en caso de ataque o provocación del enemigo. Análogamente, el segundo es un elemento celular que pertenece al tejido sanguíneo, cuya función consiste en la defensa del organismo ante la presencia de agentes extraños o patógenos.

De la misma forma, advertimos que una bomba hidráulica es análoga al corazón, ya que ambos tienen la función de absorber y expeler sustancias líquidas en un medio determinado. Mientras una lo hace por las tuberías de un edificio, el otro por los vasos de un organismo.

En el ámbito del razonamiento verbal, la analogía conserva el sentido amplio que hemos explicado. Sin embargo, ya no se refiere a la similitud de elementos o palabras aisladas, sino a la semejanza existente entre relaciones de palabras. Este es el sentido estricto que posee la analogía en el ámbito de nuestra disciplina.



EJEMPLOS DE ANALOGÍA VERBAL

Veamos algunos ejemplos que nos permitirá entender el sentido que tiene la analogía dentro del razonamiento verbal:
 SAL es a ALIMENTO así como BROMA es a PLÁTICA. Para percibir la semejanza entre ambos pares, primero debemos saber cuál es el vínculo existente entre SAL y ALIMENTO, para luego compararlo con el vínculo que existe entre BROMA y PLÁTICA.
La sal es la sustancia que se utiliza como ingrediente para dotar de sazón al alimento, para hacerlo agradable al paladar y pueda ser ingerido por los comensales con mayor deleite.
De modo similar, la broma es el elemento que se utiliza en la plática para darle amenidad, para hacer la conversación más agradable e interesante para los interlocutores. Además, la cantidad de sal en el alimento debe suministrarse con mucho tino: la falta de sal hace insípida la comida y su exceso lo torna salado y de mal gusto.
Del mismo modo, la broma en la plática debe emplearse con prudencia: la falta de bromas hace tediosa o aburrida la plática, y su exceso hace que se torne de mal gusto, grosera y hasta ofensiva. En consecuencia, esta analogía se puede enunciar de la siguiente manera: así como la sal es el ingrediente que da sabor al alimento, también la broma es el ingrediente que da gusto a la plática.

Como se aprecia en el ejemplo anterior, esta es la forma en que se plantea las relaciones analógicas en el ámbito del razonamiento verbal. Para mayor claridad veamos otros ejemplos: SILLA es a COMEDOR así como BUTACA es a CINEMA. La silla es un mueble cuyo lugar adecuado es el comedor, así también la butaca es otro mueble cuyo lugar adecuado es el cinema.

Mencionemos el ejemplo de NOTA es a ESCALA como COLOR es a ESPECTRO. Vinculando los vocablos, concluimos que nota alude a cada uno de los siete elementos constitutivos de la escala musical (do, re, mi, fa, sol, la, si); de modo análogo, el color alude a cada uno de los siete elementos constitutivos del espectro luminoso (rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul, añil y violeta), que están dispuestos gradualmente.

Tenemos otro caso de semejanza de relaciones: VÉRTEBRA es a COLUMNA como MONTAÑA es a CORDILLERA. Relacionando los términos de cada par, entendemos que así como las vértebras son huesos con apariencia similar que están unidos y ordenados uno tras otro formando parte de una columna vertebral; de modo similar, las montañas son grandes masas de tierra y piedra que están unidas y ordenadas una tras otra formando parte de una cordillera.
Además, ambas relaciones encierran la idea de firmeza o cierta solidez propios del organismo de un ser vivo o de la geografía de una región, respectivamente.

Otro ejemplo sería FRUTO es a HUERTO como SIGNIFICADO es a DICCIONARIO. En este caso, simplemente podríamos argüir que el fruto de un árbol lo hallamos de modo habitual en un huerto, como el significado de una palabra se puede hallar en un diccionario.
Esta comparación puede resultar no satisfactoria para el estudiante. Pero, haciendo un razonamiento más cuidadoso, apreciamos que el fruto no solamente se halla en el huerto, sino que es el elemento más importante sobre el cual está puesto el interés del propietario, de tal manera que cuando ingresa a dicho huerto lo hace, fundamentalmente, para tomar el fruto y alimentarse con él.
De modo análogo, el significado no sólo se halla en el diccionario, sino que es lo más sustancial, la razón de ser de este libro y lo que se busca para la nutrición intelectual.

Otro ejemplo, lo constituyen los pares ARMA es a GUERRA como ARGUMENTO es a DEBATE Podemos afirmar que las armas se utilizan en la guerra como los argumentos en el debate. En los dos casos se busca denotar al adversario. Así, la guerra la gana el que tiene mayor cantidad, calidad y un manejo más apropiado de las armas.
Análogamente, en el debate se impone quien hace uso de mayor cantidad, calidad y un manejo eficaz de los argumentos. Incluso, en el colmo de la audacia, la victoria puede obtenerse en la guerra derrotando al enemigo con sus propias armas. De la misma manera, se puede salir airoso del debate venciendo al oponente con sus propios argumentos.

Como hemos observado en los ejemplos mencionados, la analogía, más allá de su contenido apasionante y revelador, se caracteriza por su naturaleza fundamentalmente racional. Esto quiere decir que la analogía es una forma de razonamiento por comparación, que busca optimizar nuestra capacidad intelectual.
Por esta razón, el razonamiento analógico es el más frecuente, requerido y útil de los raciocinios. Así, en todo proceso mental, al comparar dos relaciones de palabras, decimos que son análogos si descubrimos ciertos rasgos, cualidades o propiedades comunes, como los que hemos identificado en los ejemplos formulados.
Por consiguiente, lograr esta identificación no sólo implica un conocimiento básico del significado de los vocablos, sino también de sus contextos y repercusiones.

En una analogía, las palabras individualmente tomadas no tienen mucha trascendencia. Lo que más importa son las repercusiones o implicancias que afloran al momento de relacionarlas. En verdad, el mundo de las analogías es el mundo de la racionalidad pura que puede trasladarse a la esfera de actividad práctica.
En tal sentido, en razonamiento verbal, la analogía se concibe como la semejanza de relaciones o vínculos existentes entre dos pares de términos. Su fundamento es la proximidad o afinidad, no de palabras, sino de relaciones o nexos de palabras.



8 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada